El contenido de la Propiedad intelectual (I): Nociones generales

Cuando nos acercamos a una matera jurídica por primera vez, el paso previo y fundamental que debe darse es el de familiarizarse con el texto básico que la regula, echándole un vistazo general, viendo de qué apartados se compone y demás aspectos globales.

En el caso de la Propiedad intelectual, la norma principal en España es la Ley de Propiedad Intelectual (en adelante, para este y otros post, LPI) de 1996. Como ya dije en el post anterior, prefiero no enmarañar estas primeras entradas, que me gustaría que sirviesen para acercar a la gente a esta materia, con alusiones a textos anteriores o a innumerables modificaciones de los vigentes que, aunque resultan útiles a la hora de saber cómo hemos llegado a donde estamos, curiosos en su estudio, y en ocasiones necesarios en la práctica para quienes estén llevando casos a los que se aplica la normativa anterior, estoy enfocando estos post hacia un público con más curiosidad general que interés jurídico profesional.

Centrándonos ya en la LPI, vemos que se divide en cuatro Libros:

  • De los derechos de autor.
  • De los otros derechos de propiedad intelectual (que habitualmente se denominan derechos afines o conexos) y de protección sui generis de las bases de datos.
  • De la protección de los derechos reconocidos en la Ley.
  • Del ámbito de aplicación de la Ley.

Yo me centraré en los dos primeros, que son los que, a mi juicio, pueden ser más interesantes y es, además, donde se encuentra el centro mismo de la materia, el punto más importante de todos, y es la distinción entre  derechos de autor y derechos afines a los de autor.

El Libro primero regula los derechos de autor, es decir, los de aquéllos que han creado una obra. El Libro segundo, en cambio, trata de otros trabajos que, sin ser considerados como obras a los efectos de la Ley, se consideró que debían protegerse por vía de la Propiedad intelectual, y en muchos casos de forma muy similar a las obras, como ya veremos.

A la vista de los Libros primero y segundo, la LPI otorga protección a las siguientes personas:

  • Autores.
  • Artistas.
  • Productores.
  • Entidades de radiodifusión.
  • Aquéllos que realicen fotografías que no sean consideradas como obra fotográfica. Es decir, casi todos nosotros.
  • Quienes “fabriquen” (utilizo el verbo que utiliza la Ley, aunque pienso que queda un tanto raro) bases de datos.

En cuanto a los derechos de autor, la Ley distingue entre los derechos morales y los derechos de explotación. Los más conocidos probablemente son estos últimos, puesto que son aquéllos que pueden ser objeto de cesión y constituyen, por tanto, el objeto de numerosos contratos. Los derechos morales, por contra, son por definición intransmisibles e irrenunciables, y algunos de ellos perduran incluso tras el fallecimiento del autor.

En el supuesto de los titulares de derechos afines, como normal general tienen reconocidos únicamente los derechos de explotación (y no siempre todos estos), salvo los artistas, a quienes se les reconocen ciertos derechos morales.

Por último, nos encontramos a lo largo de la Ley con unos derechos, otorgados tanto a autores como a titulares de derechos afines, un tanto particulares, que la doctrina y la jurisprudencia vienen denominando “derechos de simple remuneración” o “derechos remuneratorios”. No os molestéis en buscar un apartado en la LPI con alguno de estos encabezamientos. No está. Como digo, se encuentran dispersos por la Ley, y se les da un tratamiento diferente en cada caso. Si intentamos buscar alguna nota común a todos ellos, quizá pueda ser el hecho de que nacen como consecuencia de un uso que se hace de un trabajo que su titular no puede controlar. Estos derechos son, sin duda, los que han estado más en boca del público. ¿Que no os suenan? ¿En serio? ¿Y si hablamos de entidades de gestión, o del conocido “canon por copia privada”? Ahora ya sí, ¿no?. Las entidades de gestión, y el canon por copia privada son, sin duda, merecedores de un post para ellos solitos, por lo que no voy a meterme demasiado en ello ahora mismo.

Me gustaría profundizar más en todos estos derechos, pero estoy viendo que me va a quedar un post demasiado farragoso e imposible de leer, incluso para mí, de modo que por hoy me conformo con que se vaya vislumbrando ligeramente el contenido de la Propiedad intelectual, y otro día trataré de acercaros un poco más a ellos desde el punto de vista de los distintos tipos de titulares.

Espero que no esté siendo demasiado aburrido o incomprensible, si es así, os invito a que me bombardeéis con comentarios y críticas, incluso destructivas, pero sólo por esta vez.

Nos vemos por la red.

 Licencia de Creative Commons
El contenido de la Propiedad intelectual (I): Nociones generales by María Teresa Díaz Montesinos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s